martes, 7 de mayo de 2013

LA NEGACION DE PEDRO

En la historia se muestra repetidamente la condición humana de darle la espalda a Dios.
Lo vemos cuando el pueblo de Dios salio de Egipto.
Cuando Saúl desobedece y ofrece sacrificio no grato a Dios.
O cuando Sansón tomo de mujer a Dalila.
Cuando la mujer de lot miró hacia atrás y quedo convertida en estatua de sal.

Ya a estas alturas estamos sabidos que si grandes hombres de Dios se volvieron en contra de la visión de sus inicios cuanto más nos puede pasar a nosotros.

Mat 26:31  Entonces Jesús les dijo:  Todos vosotros os escandalizaréis de mí esta noche;  porque escrito está:  Heriré al pastor,  y las ovejas del rebaño serán dispersadas.
Mat 26:32  Pero después que haya resucitado,  iré delante de vosotros a Galilea.
Mat 26:33  Respondiendo Pedro,  le dijo:  Aunque todos se escandalicen de ti,  yo nunca me escandalizaré.
Mat 26:34  Jesús le dijo:  De cierto te digo que esta noche,  antes que el gallo cante,  me negarás tres veces.


Mateo 26:33
(DHH)  Pedro le contestó:
  --Aunque todos pierdan su fe en ti, yo no la perderé.

Pedro siempre fue un aventado sino recordemos cuando salto al mar para caminar sobre las aguas, cuando le cortó la oreja al soldado romano o cuando le dijo al Señor que no solo le lavara los pies también el cuerpo.

Encontramos muchas veces estas actitudes en nuestra vida. Actitudes que nos hacen pensar que somos capaces de conquistar el mundo que estamos tan firmes que nada nos puede vencer y olvidamos lo que Dios nos dice en:

 1Co 10:12  Así que,  el que piensa estar firme,  mire que no caiga.

El que piensa estar firme porque el que esta firme simplemente… permanece.

Psa 125:1  Los que confían en Jehová son como el monte de Sion,
 Que no se mueve,  sino que permanece para siempre.

Hebreo: batakj; raíz prim.; prop. apresurarse a refugiarse [pero no tan precipitadamente como 2620]; fig. confiar, confiado, o seguro:-apoyar, asegurar, confiado, confianza, confiar, esperanza, (hacer) esperar, favorable, fiar, seguro, tranquilo.

kjasá; raíz prim.; huir por protección [comp. 982]; fig. confiar en:-abrigar, acoger, afligir, amparar, confiar, esperanza, esperar, refugiar, seguro.

Heb 11:6  Pero sin fe es imposible agradar a Dios;  porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay,  y que es galardonador de los que le buscan.

πίστις pístis; de G3982; persuasión, i.e. credibilidad; mor. convicción (de verdad relig., o la veracidad de Dios o de un maestro relig.), espec. confianza en Cristo para salvación; abst. constancia en tal profesión; por extensión, el sistema de verdad religiosa (evangelio) en sí mismo:-fe, fidelidad, fiel, gracia.

Cuando no confiamos en Dios le estamos dando la espalda, le estamos negando como Pedro.

Como negamos a Cristo:

Cuando no cumplimos sus ordenanzas.

Ahora bien porque llegamos a este punto en que después de tener una alta convicción en nuestras creencias y basando nuestra fe en el autor y consumador de ella nos volvemos atrás.

Hay muchas rezones por las cuales podemos llegar a este punto.

No hemos nacido de Nuevo.
El desanimo.
La pereza espiritual.
El acomodamiento religioso.
Etc.

El desanimo:

Este llega a nuestras vidas cuando olvidamos las promesas de Dios para nosotros.
Cuando estamos en medio de una situación y parece que no podemos salir.
En esos momentos Dios quiere moldear algo en nuestras vidas pero depende de nosotros si pasamos o no la materia.

De la misma manera en la que a los apóstoles después de que Cristo fue crucificado se sintieron desconsolados porque habían olvidado sus promesas.

Lucas 24:13 – 31

Luk 24:16  Mas los ojos de ellos estaban velados,  para que no le conociesen.

(DHH)  Pero aunque lo veían, algo les impedía darse cuenta de quién era.

Si usted tiene un padre que lo ama y que tiene mucho dinero y a usted se le daña el carro o no tiene combustible y su padre le ha mostrado en el pasado que el puede suplir sus necesidades. A quien va a acudir para que lo ayude a solucionar su problema.

Cuando caminamos por la vida muchas veces no reconocemos a Cristo junto a nosotros porque no recordamos sus promesas que nos muestran la voluntad del Padre.

Porque confiamos mas en lo que vemos y no en lo que creemos. Porque nos olvidamos de que sin fe es imposible agradar a Dios que esta palabra nos ayude a fortalecer nuestro caminar y a buscar mas de su presencia para que nuestra rodilla endeble se fortalezca en Jesús.

Hecho por: Angel Vidal Ramirez