miércoles, 26 de febrero de 2014

LA ORACION PARTE 2





PREDICA No 2
SERIE: CUATRO COLUMNAS DE LA VIDA ESPIRITUAL
TEMA: LA ORACION PARTE 2

INTRODUCCION:
Cada vez que nos levantamos tenemos alguna costumbre, algunos se despiertan se quedan en la cama cinco minutos, otros se sientan a orillas de la cama, otros se levantan y van al baño, algunos otros se arrodillan y presentan el dia a Dios, ¿de cuales es usted? Si se que honestamente en algún momento hemos estado en mas de uno de esos cuadros. Pero lo que eramos antes ya no importa ni tampoco los errores que cometimos siempre y cuando nos hayamos arrepentido verdaderamente a la luz del evangelio de Cristo.  Ahora bien tan importate como respirar debe de ser el orar en nuestras vidas. porque como hemos mencionado la oración produce en nosotros confianza, nos prepara para presentar el evangelio a los demás, nos revela la voluntad de Dios, y nos anima a presentarnos delante del trono de la gracia cuando tengamos alguna necesidad. Si la oración es conversar con Dios y el es el único que verdaderamente le importa lo que nos pasa porque el nos creo. Por lo tanto debemos de hablar lo mas que podamos con el porque el sabe lo que somos y en que áreas de nuestra vida se glorifica mas.


1Ts 5:17  Orad sin cesar.
"Cuando la vida cristiana se apaga lo primero que se silencia es la oración" Angel Vidal
"sin oración entra el desanimo"
mat 26:41 Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.
Todos hemos pasado ocasiones en las cuales nos sentimos como "flojos" espiritualmente hablando, en las cuales no tenemos muchas ganas de orar o leer la palabra. Hemos estado en esa horrible posición, y suele suceder a causa de algún pecado que no confesamos o porque nos acomodamos espiritualmente. Recientemente Dios nos mando a orar y como hay que obedecerlo porque el sabe el porque de las cosas. Es necesario que nos sacudamos la pereza espiritual y carguemos baterías porque debemos ser vigilantes porque nuestro enemigo anda como león rugiente buscando a quien devorar.
"sin oración nos sentimos solos"
La culpabilidad crea en nosotros una apatía emocional que nos hace silenciar la voz del Espíritu Santo que nos dice y advierte sobre nuestra condición. La falta de oración causara que en nuestra vida haya pecados sin confesar y estos estorbaran nuestra comunión con Dios y eso nunca es bueno. Porque  abrimos puerta para que el enemigo nos inyecte mentiras tales como: vos a nada vas a la iglesia, te estas engañando solo, nadie cree en ti, Dios ya no te perdona, hipócrita. Etc.
Y aunque algunas veces escuchemos más la voz del enemigo que la de Dios debemos reflexionar en ese momento y sacudirnos toda mentira pues esta lo único que quiere es alejarnos de Dios.
Se ha percatado que el día de reunión en la congregación pierde las llaves del auto, no se ha alistado la señora, hay alguna discusión marital, o con los hijos en fin, la lista es extensa. Decide que tiene que ordenar la casa y llega tarde o no llega a la reunion.

"Todos nuestros asuntos deben ser tratados en oración"
*[[Mt 7:7]]Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.*[[Mt 7:8]]  Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.*[[Mt 7:9]] ¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra?*[[Mt 7:10]] ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente?*[[Mt 7:11]] Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?
"La oración nos ayudara a entender lo que Dios espera de nosotros y no lo que nosotros queremos solamente" nos ayudara a separar las dos cosas.
Cuantos hemos luchado con asuntos que creemos o queremos creer que son la voluntad de Dios. Pero resulta al final que no lo son.
Pro 14:12  Hay camino que al hombre le parece derecho;
Pero su fin es camino de muerte.

LA ORACION DE ARREPENTIMIENTO

Sal 51:1 
Al músico principal; Salmo de David, cuando después que se llegó a Betsabé, vino a él Natán el profeta.

Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia;
Conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones.
Sal 51:2  Lávame más y más de mi maldad,
Y límpiame de mi pecado.
Sal 51:3  Porque yo reconozco mis rebeliones,
Y mi pecado está siempre delante de mí.
Sal 51:4  Contra ti, contra ti solo he pecado,
Y he hecho lo malo delante de tus ojos;
Para que seas reconocido justo en tu palabra,
Y tenido por puro en tu juicio.

Dios desea que cada pecador se arrepienta pero es necesario que nuestra oración de arrepentimiento sea genuina y no una simple repetición hecha de labios para afuera.
(La oración del pecador por ejemplo)
Esta es una oración que todos en algún momento debemos expresar una oración donde verdaderamente derramamos nuestro corazón ante Dios reconociendo que somos pecadores y que lo necesitamos. No una repetición manipulativa desde el altar apelando a tus emociones y no a tus convicciones.
"No nos arrepentimos porque nos creemos pecadores, nos arrepentimos porque nos sentimos pecadores"
Una vez que hemos experimentado una oración desde el fondo de nuestro ser después de haber sido expuestos al evangelio verdadero de Cristo. Entonces podremos realizar regularmente:

LA ORACION DE SANTIDAD
1Jn 1:9  Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

Sal 51:7  Purifícame con hisopo, y seré limpio;
Lávame, y seré más blanco que la nieve.
Sal 51:8  Hazme oír gozo y alegría,
Y se recrearán los huesos que has abatido.
Sal 51:9  Esconde tu rostro de mis pecados,
Y borra todas mis maldades.
Sal 51:10  Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio,
Y renueva un espíritu recto dentro de mí.

Sal 51:16  Porque no quieres sacrificio, que yo lo daría;
No quieres holocausto.
Sal 51:17  Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado;
Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.

LA ORACION CONSTANTE
Luc 18:1  También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar,
Luc 18:2  diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre.
Luc 18:3  Había también en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario.
Luc 18:4  Y él no quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengo respeto a hombre,
Luc 18:5  sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que viniendo de continuo, me agote la paciencia.
Luc 18:6  Y dijo el Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto.
Luc 18:7  ¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles?

Esta es una muestra perfecta de lo que Dios hace cuando oramos constantemente sobre nuestros asuntos. Pero es importante que entendamos que la justicia de Dios esta sometida a su conocimiento también por lo tanto no le pida a Dios que haga justicia sobre algún asunto con su adversario si sabe que el ofensor es usted. Pues Dios es justo y ciertamente le dara a cada quien conforme a sus obras.

1Ts 5:17  Orad sin cesar.

Jer 17:10  Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras.

LA ORACION INTERCESORA

Gén 18:23  Y se acercó Abraham y dijo: ¿Destruirás también al justo con el impío?
Gén 18:24  Quizá haya cincuenta justos dentro de la ciudad: ¿destruirás también y no perdonarás al lugar por amor a los cincuenta justos que estén dentro de él?
Gén 18:25  Lejos de ti el hacer tal, que hagas morir al justo con el impío, y que sea el justo tratado como el impío; nunca tal hagas. El Juez de toda la tierra, ¿no ha de hacer lo que es justo?
Gén 18:26  Entonces respondió Jehová: Si hallare en Sodoma cincuenta justos dentro de la ciudad, perdonaré a todo este lugar por amor a ellos.
Gén 18:27  Y Abraham replicó y dijo: He aquí ahora que he comenzado a hablar a mi Señor, aunque soy polvo y ceniza.
Gén 18:28  Quizá faltarán de cincuenta justos cinco; ¿destruirás por aquellos cinco toda la ciudad? Y dijo: No la destruiré, si hallare allí cuarenta y cinco.
Gén 18:29  Y volvió a hablarle, y dijo: Quizá se hallarán allí cuarenta. Y respondió: No lo haré por amor a los cuarenta.
Gén 18:30  Y dijo: No se enoje ahora mi Señor, si hablare: quizá se hallarán allí treinta. Y respondió: No lo haré si hallare allí treinta.
Gén 18:31  Y dijo: He aquí ahora que he emprendido el hablar a mi Señor: quizá se hallarán allí veinte. No la destruiré, respondió, por amor a los veinte.
Gén 18:32  Y volvió a decir: No se enoje ahora mi Señor, si hablare solamente una vez: quizá se hallarán allí diez. No la destruiré, respondió, por amor a los diez.
Gén 18:33  Y Jehová se fue, luego que acabó de hablar a Abraham; y Abraham volvió a su lugar.

Dios había decidido acabar con Sodoma y Gomorra a causa de su pecado, pero nunca condenara al justo con el inocente.
La oración intercesora hacia los impíos revela o muestra la misericordia de Dios; la hace visible.
¿Ora usted por sus hermanos de la iglesia? Por sus vecinos? ¿Por el mundo pecador? ¿Por la paz de Jerusalem? ¿Por la segunda venida de nuestro redentor? Explicar la dinámica.
Es necesario que entendamos este compromiso que tenemos con Dios.
Stg 5:16  Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho.
Yo deseo que seamos una iglesia que ore unos por otros y no solo por nuestros asuntos, que dediquemos tiempo a Dios en oración desprendida hacia nuestros vecinos, autoridades, hermanos en la fe y el mundo en general porque esto agra a Dios.
Pero por sobre todo debemos orar, si orar, porque entre mas oramos más del carácter de Cristo podremos desarrollar y esa debe de ser nuestra esperanza.

Conclusión:
Debemos entender que la oración no es otra cosa que conversar con Dios y por lo tanto una vez que hemos decidido cuanto tiempo emplearemos en ella, donde oraremos aunque en el transcurso del día lo haremos también, y que no debemos emplear vanas repeticiones. Debemos procurar acostumbrarnos a ella porque es necesaria en nuestras vidas dándonos seguridad, confianza en las promesas de Dios. Debemos también orar constantemente, por perdón, en acción de gracias, con el fuego del Espiritu Santo en nuestras vidas, por nuestros hermanos, amigos, conocidos, autoridades, etc.
click en el video para ver la predicación
click para ver la segunda parte del mensaje

Hecho por: Angel Vidal Ramírez
Para: Manantiales en el Desierto
6/02/2014