miércoles, 21 de agosto de 2013

EDIFICANDO SOBRE LA ROCA





Historia de los 3 cerditos:

Mat 7:24  Cualquiera,  pues,  que me oye estas palabras,  y las hace,  le compararé a un hombre prudente,  que edificó su casa sobre la roca.
Mat 7:25  Descendió lluvia,  y vinieron ríos,  y soplaron vientos,  y golpearon contra aquella casa;  y no cayó,  porque estaba fundada sobre la roca.
Mat 7:26  Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace,  le compararé a un hombre insensato,  que edificó su casa sobre la arena;
Mat 7:27  y descendió lluvia,  y vinieron ríos,  y soplaron vientos,  y dieron con ímpetu contra aquella casa;  y cayó,  y fue grande su ruina.

¿Como sabemos que estamos edificando bien?


El otro día le hice un comentario al hermano Conrado  y le dije que había que ponernos vivos porque el señor esta trayendo gente nueva para hacer su voluntad en esta congregación y si no hacemos nuestra parte nos puede suceder lo que le sucedió a la higuera.
Mat 21:19  Y viendo una higuera cerca del camino,  vino a ella,  y no halló nada en ella,  sino hojas solamente;  y le dijo:  Nunca jamás nazca de ti fruto. Y luego se secó la higuera.)

Porque solo habían hojas en ella. Muchas veces solo somos cristianos “cristinos” asistimos a una congregacion, participásemos de obras sociales, venimos a la reuniones de hombres o mujeres según sea el caso. Pero nuestra naturaleza aun no ha cambiado. Seguimos siendo las mismas personas que eramos en el mundo... participásemos de conversaciones que no aprovechan  (1Co 15:33  No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.)

Si al tener una conversación no podía participar sin decir alguna palabra ociosa recordare lo que me enseña Dios Mat 12:36  Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres,  de ella darán cuenta en el día del juicio.
seguimos frecuentando esos  lugares de perdición en los que el diablo nos tenia a su merced (Pro 14:16  El sabio teme y se aparta del mal; 
 Mas el insensato se muestra insolente y confiado.) Y así podríamos seguir vamos a leer.

Mat 7:16 - 23

Si pecares y sintieres el deseo de aparte de Dios porque el enemigo te acusa tengo que decirte que no le hagas caso, Dios es amor y es mas pronto para perdonar que para castigar. Por eso si has pecado o sientes que hay algo que aun no te permite desarrollar los frutos del Espiritu en tu vida acercate al trono de la gracia porque Dios quiere restaurte.

Cuando cimentamos nuestra casa en la roca el Espíritu de Dios se vuelve nuestro arquitecto y no solo nos da las instrucciones también nos provee de los materiales para edificar.
Una vez que establecemos a Cristo como nuestro cimiento o piedra angular, debemos preocuparnos por edificar nuestras vidas al igual que cuando queremos construir una casa porque colocando el cimiento nos preocupamos por levantar paredes... y de que paredes estamos edificando nuestra vida... quiero llevarlos a construir algunas columnas que deben ser puestas en todas las vidas de los cristianos.

Gal 5:22  Mas el fruto del Espíritu es amor,  gozo,  paz,  paciencia,  benignidad, bondad, fe,
Gal 5:23  mansedumbre,  templanza;  contra tales cosas no hay ley.
Gal 5:24  Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.
Gal 5:25  Si vivimos por el Espíritu,  andemos también por el Espíritu.

(Benignidad: Inclinación o tendencia a hacer el bien o a pensar bien)

Y es que cuando desciende la lluvia de tentaciones, ríos de adversidad o el viento de desenperanza... golpeando fuerte sobre nuestra vidas no podrá derribarnos porque nuestro cimiento es Cristo. 
Por lo tanto hermanos despojemonos del hombre viejo viciado por el pecado y de las obras de la carne que lo que hicieron fue cimentar nuestra vida sobre la arena.
Gálatas 5:19 - 21
(Lascivia: Inclinación exagerada y fuerte al deseo o placer sexual)
“Cuando aun no hemos entregado estas áreas al señor estamos edificando sobre la arena.”

Por eso para demostrar que somos verdaderos cristianos debemos crusificar estas obras que lo que hacen es apartarnos de la presencia de Dios por eso aunque hagamos muchas buenas obras o participemos de muchas reuniones en este mundo en aquel día podemos llevarnos una amarga sorpresa, seamos diligentes como el albañil que día a día levanta una pared a veces los bloque pesan mas de la cuenta pero cuando quiere terminar su trabajo no hay carga que no pueda cargar.

“seamos como el albañil que cada día coloca los bloques necesarios para terminar la pared”

  Dios se agrada en las personas que cruzifican las obras de la carne en la cruz del calvario ahí donde demostramos de que estamos hechos.
Cuando tenga la oportunidad de tomarme una cerveza si así era como el diablo me doblegaba entonces no la voy a tomar.
Si teniendo varias mujeres era como me sentía hombre... entonces no voy a colocarme en situaciones que comprometan mi fidelidad.

CONCLUSION: Despojemonos del hombre viejo viciado por el pecado y edifiquemos en nuestra vida bajo el conocimiento y supervisión de Dios para que aunque vengan vientos, lluvias, o cualquier adversidad sigamos permaneciendo firmes mostrándole al mundo que hay un Dios que vive y cambia al hombre y su nombre es Jehová.
P.D ¿yo estoy edificando mi casa sobre la roca y tu?

Hecho por: Angel Vidal Ramírez
7 /  5 / 2012