martes, 27 de agosto de 2013

PELEANDO CONSIGO MISMO



       

       Santiago 1:12  Bienaventurado el varón que soporta la tentación;  porque cuando haya resistido la prueba,  recibirá la corona de vida,  que Dios ha prometido a los que le aman.
       Santiago 1:13  Cuando alguno es tentado,  no diga que es tentado de parte de Dios;  porque Dios no puede ser tentado por el mal,  ni él tienta a nadie;
       Santigago 1:14  sino que cada uno es tentado,  cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido.
       Santiago 1:15  Entonces la concupiscencia,  después que ha concebido,  da a luz el pecado;  y el pecado,  siendo consumado,  da a luz la muerte.
       Santiago 1:16  Amados hermanos míos,  no erréis.

       Santiago empieza directamente abordando un tema ya de entrada no es lo que a nuestro hombre natural nos gusta escuchar y es acerca de las pruebas que invariablemente van a venir a la vida del creyente. Muchas personas tienen mucha confianza en su fe hasta que esta es severamente probada por las pruebas y a la forma en la que una persona reacciona y maneja estas pruebas, los problemas van a revelar si su fe esta viva o esta muerta, si es genuina o una imitación, si es fe para salvación o no.

       Santiago 1:1-7
       Es como cuando esperamos que Dios nos de algo que necesitamos con urgencia y esperamos días y nos portamos bien para que él nos de lo que pedimos, pero en medio de la espera algo nos desvía pedimos y suplicamos y no pasa nada empezamos a desesperarnos y vamos perdiendo la fe con la cual pedimos en esa oración luego viene la seducción la cual produce el pecado.
  
       Santiago 1:19-27
   
       Que el Señor nos ayude hermanos a perseverar en las distintas circunstancias por las que estamos pasando y si hoy el Señor nos tiene en algún lugar amplio en abundancia y salud que no se nos olvide ni por un momento que poner nuestra confianza en nuestra prosperidad y bienestar es algo absurdo en cualquier momento la prueba de nuestra fe puede venir que el Señor nos encuentre fieles y firmes en su palabra ese día.



Hecho por: Howkinz Alvarez