sábado, 28 de septiembre de 2013

EL EJEMPLO DE SIMON



 Lucas 23:26  Y llevándole,  tomaron a cierto Simón de Cirene,  que venía del campo,  y le pusieron encima la cruz para que la llevase tras Jesús.

Su cuerpo estaba golpeado por muchas heridas hechas por el látigo del soldado que abusando de su autoridad golpeo indiscriminadamente su cuerpo hasta el cansancio. Su sed era tal que su cuerpo deshidratado no podía soportar mas al sol que arremetía a su cuerpo, y aunque su voluntad era firme su carne se desplomo en tres ocasiones antes de llegar a su destino.


Te parece conocida esta historia espero que si. Es la historia de Jesús camino a la cruz. Durante su recorrido hacia la cruz su cuerpo sucumbió ante el cansancio y las heridas provocadas horas antes a su ejecución. Pero hay algo de este relato que me enseña mucho, si bien Jesús es Dios en ese momento su fragilidad humana fue palpable al observar que cayo en 3 ocasiones.

Cuantas veces en nuestro camino hacia la vida eterna nos vemos en esa situación. en la que cargando nuestra cruz sentimos desfallecer y caemos agobiados por el cansancio o las circunstancias que nos absorben. La sequía espiritual es tal que no podemos soportar el sol incontenible de la critica? o los latigazos de indiferencia? Se que muchos han estado ahí porque somos humanos y nuestra naturaleza puede vencernos en algún momento.

Pero hay otro personaje de este relato de quien quisiera hablar y es de Simón de cirene ese hombre que estuvo a la par de Jesús en el momento que no podía cargar físicamente con su cruz. Y es que todos debemos tener alguien que en los momentos mas adversos podamos contar con ellos para que nos ayuden a cargar nuestra cruz con algún consejo, oración o lo que sea necesario para ponernos en pie y seguir la marcha.

Y sin embargo en ocasiones no le damos el valor que se merece a esas personas que pidiendo o no su ayuda nos anima a seguir adelante. Te pregunto hoy hay alguien en tu vida que cuando lo has necesitado ha estado ahí con la palabra justa para ayudarte a salir de esa situación? Si es así eres una persona muy bendecida porque aunque tus fuerzas falten Dios te ha enviado a alguien a que te socorra.

Te invito a que hoy busques a ese Simón en tu vida que ha estado ahí para ti y le agradezcas por ser la mano de Dios que te ayuda en esos momentos. Pero mas allá de eso te exhorto a que te conviertas en ese Simón de cirene para alguien mas y puedas servir de apoyo para aquel hermano que esta sufriendo o desanimado no puedes esperar a que lo haga otro el llamado es hoy, el llamado es para ti. Estas dispuesto a hacer lo que se necesita o estas demasiado cómodo en el suelo esperando a que otro te levante para volver a acomodarte? ¡Hoy es el día! ¡Este es el momento! aceptaras el llamado? Espero que si.

Hecho por: Angel Vidal Ramírez